¿Qué es enterococcus faecalis?

Enterococcus faecalis es una bacteria enterococcus frecuentemente presente en los tractos gastrointestinales de humanos y animales. Puede causar serios problemas de salud cuando se transmite de persona a persona por contacto físico. Típicamente, esta bacteria se transfiere al agua y al suelo a través de las heces de los animales. La prevención de la transmisión generalmente implica lavarse bien las manos después de limpiar los desechos de mascotas y emplear técnicas adecuadas de lavado de manos después de usar el baño. Los pacientes hospitalizados son especialmente vulnerables al enterococcus faecalis debido a su condición debilitada y porque se sabe que la bacteria puebla los catéteres y los termómetros rectales.

A veces, en un hospital o cuidado a largo plazo, los instrumentos pueden ser transferidos entre los pacientes. Si no se desinfectan adecuadamente, o si los proveedores de atención médica no se lavan las manos adecuadamente, el paciente puede infectarse. Debido a que una infección hospitalaria, o nosocomial, puede contribuir a las complicaciones en el paciente, todos los esfuerzos relacionados con los estándares de control de la infección adecuada debe ser considerado. Los médicos también deben ser alertados si un paciente presenta síntomas como cólicos abdominales severos, diarrea, náuseas y vómitos. Además, la fiebre o la sangre en las heces deben alertar al médico para comenzar a probar heces y sangre para descartar una infección bacteriana por enterococos faecales.

Comúnmente, enterococcus faecalis es la bacteria responsable de infecciones de heridas quirúrgicas y el tracto urinario. Esta bacteria se confunde a menudo con la infección por estreptococos y, a veces, no se considera equivocada. Algunas cepas de la bacteria enterococcus faecalis son resistentes al tratamiento con antibióticos, por lo que erradicarlo del cuerpo es a menudo difícil. Típicamente, las bacterias son especialmente fuertes y pueden prosperar incluso en ambientes ácidos y alcalinos, los cuales son hostiles a la mayoría de las bacterias. Aunque no hay formas exactas de prevenir la adquisición de esta infección bacteriana resistente, se pueden tomar medidas para reducir el riesgo.

Comer una dieta saludable rica en fibra generalmente ayuda al sistema gastrointestinal a funcionar a un nivel óptimo y promueve la regularidad. Por lo general, cuando el sistema gastrointestinal es saludable, las bacterias enterococcus faecalis de origen natural tendrán un tiempo más difícil de causar complicaciones sistémicas. Prevenir esta infección es más fácil que tratarla. Las simples prácticas de higiene generalmente mantienen a raya la infección, pero cuando los síntomas se presentan, deben ser evaluados y tratados lo antes posible para prevenir complicaciones. Estas complicaciones pueden incluir la deshidratación y la infección secundaria, que puede conducir al daño severo del riñón si no se trata apropiadamente.