¿Qué es la sensibilidad a la cafeína?

Muchas personas consumen cafeína una o más veces al día para aumentar el enfoque mental y mejorar la energía, aunque para algunos este estimulante común puede causar efectos adversos. La sensibilidad a la cafeína es una condición en la que una persona desarrolla síntomas como ansiedad o irritabilidad después de consumir cafeína. La gravedad de la sensibilidad puede variar entre los individuos. Algunas personas son muy sensibles incluso a pequeñas cantidades de cafeína, mientras que otros pueden ingerir grandes cantidades sin sentir ningún mal afecta. La cafeína está presente en el café, té negro y verde, y en muchos productos de cola.

Los síntomas comunes de la sensibilidad a la cafeína son ansiedad, inquietud e irritabilidad que varían en intensidad de leve a severa, dependiendo de la persona. Los síntomas que son más angustiantes incluyen temblores musculares, latidos cardíacos irregulares y náuseas. Los dolores de cabeza de la cafeína son otro síntoma común de la sensibilidad a la cafeína. Aunque la cafeína es un estimulante, algunas personas experimentan fatiga después de consumir bebidas o productos con cafeína. La cafeína también puede interrumpir los patrones de sueño, causando dificultades para quedarse dormido y un sueño menos reparador durante la noche.

Aunque la sensibilidad a la cafeína es bastante común ya menudo causa sólo síntomas leves, algunas personas tienen una intolerancia a la cafeína más grave y experimentan reacciones adversas severas incluso a pequeñas cantidades de este estimulante. La intolerancia a la cafeína incluye todos los síntomas de sensibilidad a la cafeína, pero con mayor gravedad. Los síntomas adicionales, aunque raros, incluyen erupciones cutáneas y convulsiones.

La intoxicación por cafeína es otro síntoma de la sensibilidad a la cafeína y el consumo excesivo de productos con cafeína. Esta condición se asocia con el consumo de grandes cantidades de cafeína en un período corto. A menudo, 250mg de cafeína consumida en pocas horas puede conducir a la intoxicación por cafeína. La intoxicación por cafeína incluye síntomas asociados con la intolerancia a la cafeína y la sensibilidad. Además, puede haber un lenguaje vagabundo, períodos prolongados de inagotabilidad y un rostro enrojecido.

Las personas que no beben café o bebidas con cafeína de forma regular suelen ser más susceptibles a experimentar síntomas de sensibilidad a la cafeína. Otros factores que pueden contribuir a la probabilidad de una respuesta sintomática incluyen estrés, peso corporal y tabaquismo. Los que han sido diagnosticados con un trastorno nervioso por lo general son más propensos a los síntomas también. Curiosamente, los hombres parecen ser más propensos a tener una sensibilidad a la cafeína que las mujeres.

La mejor manera de tratar la sensibilidad a la cafeína es reducir o eliminar el consumo de cafeína. Muchos productos como el chocolate, el té, el café, la cola y los postres contienen cafeína. La mayoría de las bebidas energéticas dependen de altos niveles de cafeína como estimulante también. Incluso el café descafeinado y el té pueden contener pequeñas cantidades de cafeína.